No suelo creer. Pero me encanta crear.

Me encantaría saber cantar, pero ese don no se me dio, ni un poquito. Por eso me emociono con los que sí saben. Algunos llegan a tocarme el corazoncito, porque me emociono poco, pero me emociono bien.

He pasado dos largas etapas de mi vida nadando. Piel y pelo secos por hacer metros y más metros siguiendo una línea. Un mundo que me ha regalado momentos inolvidables y que ha puesto en mi camino a gente maravillosa.

Dibujar, una pasión heredada. Pasar horas delante de un papel, pintando sin saber cómo va a terminar la cosa.

Los míos son mi hogar.

Me encantan las papelerías. I speak English.

Mi madre dice que soy “abogá de pobres”. Yo digo que soy justiciera, entendiendo la justicia como algo justo, pero justo de verdad.

También me gusta escribir, pero todavía no me ha llegado la inspiración con la que crear el bestseller que un día me hará rica.

Echo de menos cada día. Pero me empeño en convertir la ausencia en virtud.

No me gusta el Indie, pero me adapto.

De mayor quiero ser mi perro, Killo, donante infinito de amor que vive como un rey.

Y quiero pasármelo bien.

No suelo creer. Pero me encanta crear.

Me encantaría saber cantar, pero ese don no se me dio, ni un poquito. Por eso me emociono con los que sí saben. Algunos llegan a tocarme el corazoncito, porque me emociono poco, pero me emociono bien.

He pasado dos largas etapas de mi vida nadando. Piel y pelo secos por hacer metros y más metros siguiendo una línea. Un mundo que me ha regalado momentos inolvidables y que ha puesto en mi camino a gente maravillosa.

Dibujar, una pasión heredada. Pasar horas delante de un papel, pintando sin saber cómo va a terminar la cosa.

Los míos son mi hogar.

Me encantan las papelerías. I speak English.

Mi madre dice que soy “abogá de pobres”. Yo digo que soy justiciera, entendiendo la justicia como algo justo, pero justo de verdad.

También me gusta escribir, pero todavía no me ha llegado la inspiración con la que crear el bestseller que un día me hará rica.

Echo de menos cada día. Pero me empeño en convertir la ausencia en virtud.

No me gusta el Indie, pero me adapto.

De mayor quiero ser mi perro, Killo, donante infinito de amor que vive como un rey.

Y quiero pasármelo bien.