Y ya son ocho

El tiempo pasa que se las pela. Da miedo. Vuela. Igual los treinta me hacen hablar como el abuelo cebolleta, pero parece que fue ayer cuando te morías de risa viendo a Faemino y Cansado, cuando te emocionabas al escuchar a Pablo Milanés o cuando me amenazabas con ponerme a la Abadesa Hildegarda Von Bingen si…

Defender la alegría

Hoy me adueño de las maravillosas palabras de Benedetti. Este domingo defendamos la alegría como una trinchera defenderla del escándalo y la rutina de la miseria y los miserables de las ausencias transitorias y las definitivas. Defender la alegría como un principio defenderla del pasmo y las pesadillas de los neutrales y de los neutrones de las…

Librando la ausencia

Llegas y te duele mirarla a los ojos. Porque sabes qué tiene dentro. Sabes qué está pensando en ese instante y qué le queda por pensar. Qué le queda por llorar, por arrastrar esa nostalgia eterna imposible de asumir. Pero un día aprenderá a convivir con ella. Aprenderá a recordar sonriendo, aunque a veces rebosen lágrimas…